Reducir la Demanda de Drogas, promoviendo el Desarrollo Comunitario y Estilos de Vida Saludables

Movimiento Vida Sin Violencia (MOVIDA)

El Movimiento de Vida sin Violencia (MOVIDA) es un esfuerzo de diversas instituciones y organizaciones públicas y privadas que prestan servicios a la población más afectada por la violencia, un espacio de fortalecimiento en el reconocimiento público de que la  violencia contra las Mujeres, de Género, Intrafamiliar y Sexual, es un delito, que merece una sanción no sólo social sino legal, y que no es aceptable, ni justificable en ninguna circunstancia.
MOVIDA inició en noviembre de 1995, a partir de una convocatoria realizada por el Núcleo de Apoyo a la Mujer, Inc., NAM, en Santiago, que realizó la discusión de estrategias y acciones locales, con la intención de atender la diversidad de necesidades en torno al fenómeno de la violencia contra la  mujer en la región del Cibao.  Este trabajo coordinado intersectorial e interinstitucionalmente, ha potencializado  la diversidad en un espacio común, bajo la articulación hacia metas comunes para promover la modificación de la naturaleza violenta de las relaciones culturalmente planteadas en nuestra comunidad, se fundamentan en la necesidad de reconstruir las formas tradicionales de vinculación y de incidir en las políticas públicas.
El intento de hacer asimilable estos propósitos multisectoriales, se concretiza con una convocatoria amplia dirigida a toda la comunidad, con la idea de favorecer el fortalecimiento de un espacio intersectorial que intenta integrarse a las iniciativas y procesos de reformas sociales, políticas y culturales de nuestro país, a través de los sectores salud, educación y justicia, inicialmente, cuyas acciones de intercambio para el cambio, pudieran transferir recursos educativos, organizacionales, económicos, técnicos y políticos que permitan enfrentar el fenómeno de la violencia de género y cómo afecta a los niños, niñas y adolescentes.
El Movimiento Vida sin Violencia, MOVIDA, es un espacio de articulación, que no discrimina motivo de raza, clase social, preferencia sexual o cualquier otra razón que atente contra los derechos humanos. Respeta las expresiones humanas, siendo aconfesional y  apartidista.